Albóndigas en salsa a la riojana

Este plato tradicional de La Rioja es una delicia visual, en olor y al paladar. Es imposible no tener en el refrigerador unas albóndigas a la riojana para esas ocasiones rápidas en la cocina. Es un plato sencillo de realizar pero que contiene sabores que estallarán en tu boca. ¡Simplemente no podrás resistirte a comer más!

Los vegetales frescos caracterizan y hacen que estas albóndigas sean especiales. Mucho más porque contiene el especial vino de Rioja que es reconocido a nivel mundial. ¡¿Cómo no preparar albóndigas a la riojana sin un buen vino de La Rioja?! Este vino tinto se prduce en estas tierras con las mejores uvas y el amor que se les otorga en su preparación.

La receta tradicional agradece ser preparada con los ingredientes y el caldo de la zona para un mejor disfrute. La calidad se notará en cada bocado y tus familiares y amigos se deleitarán con tu comida profesional de restaurante hecha en casa.

Ingredientes de las albóndigas

  • 200 gr de carne de ternera ya picada.
  • 200 gr de carne de cerdo ya picada.
  • 2 dientes de ajo.
  • 1 cebolla.
  • 1 zanahoria.
  • 1 huevo.
  • Perejil.
  • Pan rallado.
  • Sal
  • Pimienta negra molida.
  • Aceite de oliva extra virgen.

Para la salsa

La base fundamental de nuestra salsa para realizar las albóndigas a la riojana será el especial vino tinto de La Rioja, que destaca por su color rubí, un olor que impregna y el mejor sabor que complementará el plato a la perfección. Utilizaremos 500 ml aproximadamente.

Además del vino tinto necesitaremos:

  • 1 cebolla.
  • 2 tomates
  • 2 dientes de ajo.
  • 1 pimiento rojo.
  • 1 zanahoria.
  • 1 puerro.
Salsa albóndigas a la riojana

Cómo preparar albóndigas con salsa de La Rioja

  1. En un bol mezclaremos las carnes que se utilizarán para el plato y las unirás formando una misma unidad. Lograremos obtener el sabor y la textura ideal para las albóndigas.
  2. Pelaremos y picaremos el ajo en trocitos muy pequeños para incorporarlo a la mezcla. La zanahoria será de igual forma pelada y rallada encima del bol. ¡Ya está tomando forma!
  3. Incorporamos la cebolla en trozos pequeños de manera que no sobresalgan pero tampoco pasen desapercibidas.
  4. Le daremos color agregando en el bol perejil picado. La cantidad será al gusto del chef. Agregar sal y pimienta al gusto para proceder a mezclar todos los ingredientes homogéneamente.
  5. Finalmente incorporamos el huevo y amasamos hasta que todo quede bien incorporado. Dejaremos reposar esta mezcla por un corto tiempo para luego proceder a formar las bolas con nuestras manos. Puedes dejar esta mezcla en la nevera o congelador ya listas para el momento indicado antes de la comida.
  6. En una sartén caliente añadiremos aceite de oliva. Lo suficiente para dorar las albóndigas, las cuales pasaremos por pan rallado antes de añadirlas al sartén. Cuando tengan ese color que buscamos se retiran de la sartén.

¡Ahora por la salsa!

Para la salsa, vino de rioja

  • En la misma sartén que hemos utilizados para nuestras albóndigas a la riojana añadiremos la cebolla, los ajos, el pimiento, la zanahoria, los tomates y el puerro de forma fina. Estas se ligarán al caldo de las albóndigas que ha quedado en la sartén. Agregar sal y pimienta al gusto.

  • Cuando las verduras se cocinen hasta quedar tiernas, procederemos a agregar nuestro apreciado vino tinto de La Rioja. Aquí nos deleitaremos con las fragancias que nuestra cocina irá adquiriendo. Cocinar a fuego medio durante 30 minutos y finalmente triturar la salsa para que el conjunto se incorpore.

  • Añadiremos nuevamente las albóndigas para que el vino tinto las impregne de su sabor y les dé suavidad. Estas se cocerán entre 15 y 20 minutos aproximadamente. Con el tiempo el alcohol se evaporará y sentiremos los sabores afrutados en nuestra preparación.

¡Tu plato de albóndigas a la riojana ha sido un éxito! Puedes acompañarlo con un poco de pan, patatas fritas o puré, ensalada variada, arroz blanco o pasta.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Otros artículos de interés