Fritada de pollo

Nadie se niega a un plato culinario originario de España. Sus sabores se realzan en cada bocado y cada vez se quiere más y más de la preparación. Así sucede con la fritada de pollo, una receta que algunos la categorizan como comida callejera, pero que va más como comida casera.

Los sabores, colores y aromas de los ingredientes frescos, como los tomates y los pimientos, le dan a la fritada de pollo un toque único. Incluso, al prepararlo y dejarlo reposar este ganará aún más sabor para apreciar. Se puede acompañar con diferentes comidas.

No solo es una receta con proteínas buenas para el cuerpo, sino que prepararla es sencillo y tu familia y amigos te lo agradecerán. ¡Nada como una buena fritada para compartir en el hogar con tus seres queridos!

Ingredientes de la fritada de pollo con tomate y pimientos

  • 1 pechuga de pollo troceada y sin el hueso.
  • 1 ½ kg de tomates frescos.
  • 300 gr de tomates fritos.

¡Sin duda el tomate es un ingrediente muy importante en la receta!

  • 500 gr de pimientos verdes italianos.
  • 2 pimientos medianos rojos.

Estos también son importantes, pues con los verdes haremos cosas diferentes que con los rojos.

  • 2 cebolletas.
  • Aceite de Oliva extra virgen
  • Sal
  • Azúcar
  • Sacarina en polvo.

Receta de fritada de pollo paso a paso

¡A empezar!

  1. Lo primero será asar los pimientos rojos, les quitamos la piel y luego los cortamos en tiras algo gruesas. Finalmente, cortamos todas por la mitad y las guardamos para más adelante.
  2. Ahora, en una sartén un poco honda colocamos suficiente aceite de oliva para que se caliente. El aceite hará que el pollo no se seque.
  3. Cogemos la pechuga de pollo y la troceamos en tamaños no muy grandes. Estos los colocaremos en la sartén honda para que el aceite de oliva los selle. Después las sacamos y las reservamos.
  4. En el mismo aceite de oliva colocaremos los pimientos verdes cortados en tiras no tan finas y las cebolletas cortadas en julianas. Le damos algunas vueltas para que adquieran un tono diferente y al estar dorados agregamos los trozos de la pechuga que hemos precocido anteriormente.
  5. En una licuadora colocamos los tomates frescos y los trituramos totalmente. Estos se colocarán junto con la preparación. Colocamos sal al gusto y azúcar para cortar la acidez de los tomates.

Será necesario tapar la sartén honda y dejar que hierva todo a fuego medio.

  • Cuando la preparación ya esté llegando a su punto de ebullición los tomates frescos triturados se habrán reducido. Ese momento será el ideal para añadir a la preparación los tomates fritos.
  • Por último añadiremos los pimientos asados que hicimos al principio. Removeremos todo con cuidado para que se unan los sabores y dejaremos espesar por completo los tomates que hemos añadido.

¡Ya habremos terminado nuestra receta de fritada de pollo! El aroma impregnará tu hogar y los comensales agradecerán la buena preparación. Sírvelo caliente y acompáñalo a tu preferencia. Si deseas puedes prepararlo un día antes de consumirlo. Este tipo de reposo le otorgará más sabor del que ya tiene. ¡A disfrutar! 

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Otros artículos de interés