Estofado de Jabalí en Olla Express

Uno de los primeros animales que se domesticaron para el consumo humano hace aproximadamente 1.500 años fue el jabalí, siempre ha sido considerado como uno de los mejores trofeos de caza. Su carne es más magra, roja y dura que el cerdo, es por ello que se ablanda marinándola con una base de vinagre, cebolla, ajo y especias.

El jabalí a pesar de poseer características propias, pertenece a la familia del cerdo. De igual forma es rico en proteínas, bajo en grasas y su carne es algo más dura que la carne de cerdo, es por ello que el tiempo de cocción es mucho más largo.

La carne del jabalí es una de las carnes más valiosas, buscadas y apetecibles en lo que a la caza mayor se refiere. Tiene similitud con la carne de cerdo, pero contiene mucha menos grasa, posee un alto grado de nutrientes, además la carne del jabalí es mucho más sabrosa, más aromática y la textura es más dura.

La carne de jabalí sirve a todo tipo de elaboraciones, y en la gastronomía española es muy consumida, a pesar de que se trata de una carne cuyo precio en el mercado es más caro que el de otras especies como la de res, la de cerdo o la de pollo. Pero a pesar de ello es muy común en estofados y guisos.

La carne del jabalí tiene un alto valor nutricional, por cada 100 gramos contiene: Calorías: 109 kcal, Grasas: 3,4 gr, Hidratos de carbono: 0 gr, Potasio: 359 mg, Proteínas: 19,5 gr y Fósforo: 167 mg

La carne de jabalí tiene muchas propiedades, algunas personas creen que la carne de jabalí es una carne grasosa, pero realmente se trata de una carne prácticamente magra, la cual tiene un alto contenido en proteínas de alto valor biológico, necesarias para el desarrollo de unos músculos sanos.

Se debe tener en cuenta que, la carne de jabalí, a pesar de no ser grasa, aporta colesterol, motivo por el cual debe consumirse esporádicamente.

El jabalí es rico en vitaminas, en selenio, que refuerzan el funcionamiento del sistema cardiovascular y la circulación sanguínea, además suministra potasio, lo que propicia un buen funcionamiento del sistema nervioso.

Los grandes chef profesan que el estofado de jabalí en olla es un plato energético y llena de un intenso sabor.

El estofado de jabalí o guiso de cazadores, es un plato ancestral de la cocina Tradicional española que regularmente se consume en los meses de Otoño e Invierno, y se acostumbra servirlo como segundo plato.

Elaboración

El estofado es un método de cocción en el que se rehogan las carnes, las verduras y las especias, se hierve y se deja a fuego lento, se le añade el caldo de las carnes hervidas, vino, ajo, cebolla picada, papas, hongos, pimentón, entre otros, y se cuece a fuego lento en un caldero bien tapado.

El estofado tiene su origen en Europa y consiste en una carne un poco macerada que se cocina a fuego lento, en poco líquido y durante mucho tiempo; así se obtiene una carne blanda, suave, jugosa y sabrosa, ya que absorbe el rico sabor de los aliños y las especias.

Al cocer todos los ingredientes juntos permite que todos los alimentos se deshidraten al mismo tiempo de manera natural, y absorban los jugos, y las salsas asumiendo los sabores del estofado

estofado de jabali

Ingredientes

Los Ingredientes básicos para preparar un buen estofado de Jabalí en olla de presión se mencionan a continuación:

  • 1 Kg de Jabalí
  • 1 Vaso de vino blanco
  • 1 vaso de coñac
  • 2 Cabezas de ajo
  • 1 Ajo porro
  • 1 Cebolla grande
  • 1 Pimiento verde
  • 1 Pimiento seco
  • 1 Guindilla
  • 1 Cubito de carne
  • 3 Zanahorias
  • 2 Tomates
  • 2 Patatas
  • 1 Hoja de Laurel
  • Aceite
  • Pimienta
  • Sal

Preparación

Los Pasos que se deben seguir para preparar un buen estofado de jabalí son los siguientes:

  1. Se pica la carne de jabalí en trozos no muy pequeños
  2. Se cuece el jabalí agregándole una cebolla entera, una zanahoria y un ajo porro en la olla de presión con agua y cocer durante unos 25 minutos desde que hierve.
  3. Verificar si la carne está suave, de no ser así cocinar quince minutos más.
  4. Se calienta la olla a presión con un poco de aceite y se refríen los ajos previamente pelados y troceaos, cuando estén dorados se sacan y se reservan.
  5. Se lavan, se pelan y se pican las papas.
  6. Se lavan y se pican en julianas finas la cebolla y la zanahoria en pedazos de tamaño mediano.
  7. Calentar una cazuela grande con aceite de oliva y rehogar la cebolla y la zanahoria. Incorporar el caldo en el que el jabalí fue cocido.
  8. Añadir los pimientos choriceros, las papas y el vino.
  9. Se pica toda la verdura (menos los tomates) y la zanahoria en rodajas y se pochan a fuego suave. Se añade sal.
  10. Cuando estén pochadas añadimos el jabalí cortado en trozos.
  11. Se salpimienta, dándole vueltas hasta que esté un poco cocido.
  12. Se añade el vaso de vino blanco, la hoja de laurel, la guindilla, el pimiento seco, y el cubito de carne. Se deja cocer un poco para que se evapore el alcohol.
  13. Cuando el alcohol se haya evaporado se añade un vaso de coñác y se flambea moviéndolo lentamente.
  14. Se añaden los dos tomates pelados y troceados, las patatas peladas y cortadas en cubos se machacan los ajos previamente dorados, y se añaden.
  15. Se deja cocer durante 5-10 minutos y se tapa la olla de presión, se deja cocer durante 35 minutos a fuego suave hasta que hierva.
  16. Pasado ese tiempo se destapa y si la salsa no ha espesado al gusto, se deja cocer un rato más con la olla destapada y listo.

Se recomienda a aquellas personas que comen carne de jabalí salvaje, revisar con detenimiento dicha carne y hervirla durante un buen rato para evitar y extinguir cualquier virus o bacteria.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Otros artículos de interés