Costilla de cerdo al horno con patatas y vino blanco

Date

Si estás buscando una receta que combine la rusticidad de las costillas de cerdo con la suavidad de las patatas y el sabor sofisticado del vino blanco, estás en el lugar correcto. Esta receta de costilla de cerdo al horno con patatas y vino blanco es una deliciosa combinación de sabores que seguramente complacerá a tus comensales, es una opción perfecta para una cena especial o una reunión familiar.

A continuación, te presentamos una receta sencilla para que puedas disfrutar de este festín de sabores en la comodidad de tu hogar. ¡Buen provecho!

Ingredientes

Estos son los ingredientes que debes tener a mano:

  • 2 racks de costillas de cerdo (aproximadamente 4 libras)
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 2 cucharadas de pimentón ahumado
  • 2 cucharaditas de sal
  • 1 cucharadita de pimienta negra
  • 1 cucharadita de ajo en polvo
  • 1 cucharadita de cebolla en polvo
  • 1 cucharadita de tomillo seco
  • 1 cucharadita de romero seco
  • Para las patatas:
  • 4-5 patatas grandes, peladas y cortadas en cubos
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 cucharadita de sal
  • 1/2 cucharadita de pimienta negra
  • 1 cucharadita de romero fresco picado
  • 1 cucharadita de tomillo fresco picado
  • 1 cucharadita de ajo picado
  • Para la salsa de vino blanco:
  • 1 taza de vino blanco seco
  • 1/2 taza de caldo de pollo
  • 2 cucharadas de mantequilla
  • 1 cucharada de harina
  • Sal y pimienta al gusto

Instrucciones

La preparación la dividimos en tres partes: las costillas, las patatas y el vino blanco de último.

Preparación de las costillas:

  1. Comienza precalentando tu horno a 160°C (325°F).
  2. En un tazón pequeño, mezcla el pimentón ahumado, la sal, la pimienta negra, el ajo en polvo, la cebolla en polvo, el tomillo seco y el romero seco. Esta mezcla de especias será la base de tu sazón para las costillas.
  3. Coloca los racks de costillas en una bandeja para horno y frota uniformemente la mezcla de especias por ambos lados de las costillas.
  4. Calienta una sartén grande y resistente al horno a fuego medio-alto. Agrega las 2 cucharadas de aceite de oliva y dora las costillas de cerdo por ambos lados durante unos 3-4 minutos por cada lado o hasta que estén doradas.
  5. Una vez doradas, retira las costillas de la sartén y colócalas en un plato aparte.

Preparación de las patatas:

  1. En un tazón grande, combina las patatas cortadas en cubos con el aceite de oliva, la sal, la pimienta negra, el romero fresco picado, el tomillo fresco picado y el ajo picado. Mezcla bien para asegurarte de que las patatas estén bien cubiertas con las especias y el aceite.
  2. En una bandeja para horno grande, coloca las patatas en una capa uniforme.
  3. Hornea las patatas en el horno precalentado a 190°C (375°F) durante aproximadamente 25-30 minutos, o hasta que estén tiernas y doradas, revolviéndolas ocasionalmente para que se cocinen de manera uniforme.

Preparación de la salsa de vino blanco:

  1. En la misma sartén en la que doraste las costillas, agrega una cucharada de mantequilla y derrítela a fuego medio.
  2. Añade la harina y revuelve bien para hacer una roux, cocinándolo por unos minutos hasta que tenga un color dorado claro.
  3. Vierte el vino blanco en la sartén y, con una cuchara de madera, raspa los trozos dorados del fondo de la sartén, lo que añadirá sabor a la salsa.
  4. Añade el caldo de pollo y continúa cocinando y revolviendo hasta que la salsa comience a espesar.
  5. Reduce el fuego y cocina a fuego lento durante unos 5-7 minutos, o hasta que la salsa se haya reducido a la mitad y tenga una consistencia suave. Añade sal y pimienta al gusto.
Costilla Asada

¡A Servir y a disfrutar!

Una vez que las costillas estén doradas y tiernas, y las patatas estén crujientes por fuera y tiernas por dentro, estás listo para servir, coloca las costillas en un plato grande y acompáñalas con las patatas asadas. Vierte generosamente la deliciosa salsa de vino blanco sobre las costillas y las patatas, y tendrás una comida que impresionará a todos tus invitados.

Este plato es ideal para compartir con amigos y familiares en ocasiones especiales o simplemente para consentirte a ti mismo con una comida excepcional. La combinación de sabores entre las costillas sazonadas, las patatas aromáticas y la salsa de vino blanco es simplemente irresistible.

Consejos y sugerencias

Queremos compartir contigo algunos consejos que pueden ser muy útiles a la hora de preparar esta deliciosa receta:

  • Para un toque extra de sabor, puedes marinar las costillas en la mezcla de especias durante unas horas o incluso toda la noche en el refrigerador antes de cocinarlas. Esto permitirá que los sabores se absorban más profundamente en la carne.
  • Si prefieres un toque más picante, puedes añadir una pizca de pimienta de cayena a la mezcla de especias para las costillas.
  • Acompaña este plato con una ensalada fresca de temporada o algunas verduras al vapor para equilibrar la riqueza de las costillas y las patatas.
  • El vino blanco que elijas para la salsa puede marcar una gran diferencia en el sabor final del plato, opta por un vino blanco seco de buena calidad que disfrutes beber, ya que su sabor se destacará en la salsa.

Variaciones y Personalización

Si bien esta receta es deliciosa por sí sola, también puedes personalizarla según tus preferencias o experimentar con algunas variaciones. Aquí hay algunas ideas para hacerlo:

  1. Costillas de cerdo glaseadas: En lugar de simplemente sazonar las costillas con las especias mencionadas, puedes agregar un glaseado adicional para un toque dulce. Prueba una mezcla de miel, mostaza Dijon y salsa de soja para crear un glaseado agridulce. Aplica el glaseado sobre las costillas durante los últimos 15-20 minutos de cocción para darles un brillo atractivo y un sabor extra.
  2. Patatas con hierbas frescas: Si puedes conseguir a hierbas frescas, como albahaca, perejil o cilantro, agrégales a las patatas asadas para un toque de frescura y aroma. Simplemente pica las hierbas frescas y mézclalas con las patatas después de sacarlas del horno.
  3. Salsa de vino blanco personalizada: Experimenta con la salsa de vino blanco utilizando tus ingredientes favoritos, puedes agregar champiñones salteados, chalotes caramelizados o incluso un poco de crema para obtener diferentes perfiles de sabor.

Preparar una deliciosa costilla de cerdo al horno con patatas y vino blanco es un auténtico placer para los amantes de la buena comida. Este plato, que combina la jugosidad de la carne de cerdo, la cremosidad de las patatas y la sutileza del vino blanco, es una opción ideal para cualquier ocasión especial o para consentirse a uno mismo.

Para descubrir más recetas tan ricas como esta puedes ir a nuestra web y deléitate con más recetas.

Más
artículos

0
    Your Cart
    Your cart is emptyReturn to Shop
    Call Now Button